Desearte, lo opuesto al arte

Revista cultural digital

Archive for 27 noviembre 2006

El Prometeo mal encadenado

Posted by desearte en noviembre 27, 2006

Gide
La tragedia del griego Esquilo Prometeo encadenado, nos presenta a un Prometeo víctima de su osadía y a merced de la voluntad divina autoritaria. Se lamenta de lo sucedido y acaba recibiendo su castigo trágico. Gide, con su Pometeo mal encadenado, realiza una recreación moderna de este mito.

Escrita en 1920, esta pequeña obra ha pasado desapercibida para la mayoría de estudiosos de Gide. La acción se sitúa en París, en época contemporánea al autor y narra como Prometeo baja del Cáucaso y de dirige a la ciudad, en un ambiente burgués, de bulevar pero que está ennegrecido: la acción se plantea sobre todo por la noche y hay escenas como la cárcel, un gran teatro oscuro…

Prometeo se nos presenta como un hombre atormentado por su águila. Según él “todos tenemos una”. En un ave que le causa dolor pero sin el cual no puede vivir y ha llegado a tomarle cariño. ¿A que se refiere? ¿qué es esa águila que no nos deja vivir pero que alimentamos cada día? La conciencia (está será la causa de la muerte de Damocles), tal vez la religión, la moral… todo esto se encarna de forma alegórica en el águila, de la cual Prometeo acabará liberándose.

Paralelamente a esa historia, se entrelaza con la de Damocles: un millonario llamado Zeus llena un sobre con gran cantidad de dinero y sale a la calle con él. Se encuentra a un hombre que se llama Cocles y le pide que escriba un nombre y una dirección en el sobre, y escribe el de Damocles. Acto seguido Zeus golpea fuertemente a Cocles y huye. Damocles acabará recibiendo el sobre con el dinero mientras Cocles ha recibido un puñetazo.

Cuando coincidan en un café Cocles, Damocles y Prometeo y se descubra la verdad, Damocles no soportará el mal que su bien le ha causado a otro, y esto le atormentará como la espada de Damocles, hasta que acabará enfermando y muriendo.

Pero en el fondo la culpa ha sido del millonario Zeus, que encarna esa doble faceta de Dios, de demiurgo señor de nuestros destinos y por otra parte de millonario: la fuerza del capital, las dos grandes formas de dominación humana.
Por todo estamos ante una obra moralista, o quizá más bien inmoralista, como una de las obras más famosas de Gide. Toda la obra da la sensación de que escribe en segunda persona, que trata de darnos una lección “antimoralista”. Esto queda reforzado en el discurso público que realiza Prometeo sobre su águila, al que asistimos como un espectador más. El hecho de que el protagonista sea Prometeo, el gran benefactor de la humanidad, le da carisma y credibilidad.

Desde mi punto de vista, es una pequeña gran obra. Pequeña por su reducido tamaño, pero grande por la complejidad de texturas, el excelente tratamiento del tiempo y el espacio, en como las historias de los diferentes personajes se entrelazan y en ese trasfondo comprometido, presentado hábilmente de forma alegórica.

Todo ello en un ambiente disparatado, con personajes con nombres ilustres pero totalmente anónimos. Deambulan por la historia como sombras sin identidad. Son Prometeo, Damocles, pero podríamos ser tú y yo. Todos tenemos un águila, y tenemos que librarnos de ella.

Santi Plaza

Anuncios

Posted in Literatura | 7 Comments »

La Guerra de Troya no tendrá lugar, o la historia cíclica

Posted by desearte en noviembre 27, 2006

Giraudoux

La guerra de Troya es un episodio que ha sido centro de atención para numerosos escritores, que han adaptado los hechos que se narran en la Ilíada según sus necesidades. Pero Giraudoux nos presenta una innovación, ya que plantea la acción en los momentos anteriores al estallido de la guerra, y además la sitúa en el bando troyano.
Mientras Andrómaca y Casandra hablan del reciente rapto de Helena por parte de Paris, Héctor vuelve de la guerra y se entera de este rapto y de que va ser padre. Se intuye el peligro de guerra y a partir de ahí la obra será un continuo debate sobre la guerra, sobre la necesidad y la utilidad de ésta. Mientras Héctor y las mujeres se ponen en contra de la contienda, los troyanos utilizarán sus argumentos para justificarla. El autor hace recaer intencionadamente el sentido común en el género femenino: al final incluso Helena, que se nos presenta aquí como una antítesis de los estereotipos que se han creado de ella (bella pero tonta), acabará renunciando al amoron tal de que no se produzca la guerra. Giraudoux retrata perfectamente el ambiente previo a una guerra, siempre de forma irónica; nos muestra la propaganda anti-griega del poeta Demokos, con lo que se burla de esos artistas autodenominados “intelectuales” que utilizan su persuasión con fines políticos. Nos muestra además los estereotipos que se crean acerca del bando enemigo y el amor ciego y estúpido a la patria que se lleva al último extremo. Todo un entramado que el autor sitúa en la guerra de Troya pero que nos parece sumamente actual.

Para entender la temática de la obra hay que situarse en la época en la que fue escrita. En 1935 Europa ha salido de una Guerra Mundial y espera a la segunda. Es la época en que las corrientes literarias se guían por el existencialismo, el pesimismo de una sociedad decadente. Los múltiples anacronismos que aparecen en la obra, sin duda intencionados, refuerzan esa convicción de que Giraudoux en realidad tiene muy en cuenta los acontecimientos contemporáneos. Es admirable que pese a la gravedad de la situación, la obra no esté exenta de toques de humor, a los que llega mediante las ironías, los anacronismos y los juegos de palabras. “La guerra de Troya no tendrá lugar”, una frase esperanzadora, optimista que se verá frustrada finalmente.
Uno de los fragmentos más interesantes es el diálogo final entre Héctor y Ulises. Héctor se da cuenta de que el rapto de Helena es solo una excusa para que los griegos saquen provecho de las riquezas de Troya. Más que una “guerra justa”, término que se trata de definir a lo largo de la obra, es una guerra de intereses. Pese a todo Héctor acaba convenciendo a Ulises de que no debe haber guerra. De hecho, Héctor y Ulises son héroes, y por tanto son ejemplos a seguir: se ha llegado a un acuerdo de paz mediante la diplomacia, e diálogo y el análisis sobre la utilidad y consecuencias de la guerra.
Pero al final el engaño de Demokos llevará a los hechos a su desenlace trágico para los troyanos y épico para los griegos. No deja de ser paradójico que sea un poeta quien cause la guerra con sus palabras. Y así, como concluirá Casandra, “el poeta troyano ha muerto… tiene la palabra el poeta griego”, o sea Homero, demostrando así que la historia siempre la escriben los vencedores.

Santi Plaza

Posted in Literatura | 19 Comments »

La mejores bandas sonoras de James Bond

Posted by desearte en noviembre 20, 2006

Las canciones de las películas de James Bond combinaron la aportación de artistas de tan diferente estilo como Madonna, Tina Turner, John Barry, Duran Duran o Paul McCartney. Sin embargo,  todas las canciones comparten con más o menos homogeneidad un toque unitario especial, un estilo lineal que hace que el oyente lo relacione rápidamente con 007.

Por eso y aprovechando el lanzamiento de la última entrega de la saga, que los fans esperan con la espada sacada, cito aquí mis tres canciones favoritas de James Bond:

1) Live and Let die (1973) Paul McCartney & The Wings

Esta canción fue la primera de la serie que obtuvo una candidatura al Oscar. Creo que reproduce muy bien la acción y la sensualidad de las películas de 007, con un pequeño toque reggae causa de que la película estaba ambientada en una isla caribeña.

2) A View to a Kill (1985) Duran Duran

Probablemente la que tuvo más éxito comercial, debido al tirón de la banda británica en esa época. John Taylor, bajista de Duran Duran, era un fan de la saga y le propuso a John Barry, compositor habitual de las bandas sonoras de la serie, colaborar con él para la próxima película Panorama para matar. Al contrario de lo que sucedió con la colaboración anterior del otro grupo ochentero A-Ha, Barry quedó encantado del resultado y de la dedicación de los miembros de Duran Duran.

3) Goldeneye (1995) Tina Turner

La voz de Tina Turner y su estilo eran ideales para el típico sonido Bondiano. El resultado fue una buena canción en medio de una banda sonora que resultó mediocre.

Para una información completa:

http://www.filmica.com/hardasmal/archivos/003165.html

Posted in Cine, Música | Leave a Comment »

Historia del videoclip

Posted by desearte en noviembre 19, 2006

Quizá a causa de que tiene una historia relativamente joven, aún no abundan los estudios sobre la historia del videoclip. El programa Sputnik delCanal 33, canal autonómico catalán, realizó este interesante documental sobre la historia del videoclip donde se muestra como este arte ha ido evolucionando desde que se empezara a usar por el año 1975.

Un breve repaso por la historia de esta manifestación artística con opiniones muy interesantes al respecto.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Posted in Música | 5 Comments »