Desearte, lo opuesto al arte

Revista cultural digital

El apóstol Liberías

Posted by desearte en noviembre 17, 2006

EL APÓSTOL LIBERÍAS Esta es la historia del reinado del apóstol Liberías,que gobernó el estado de Alzádox durante poco más de tres días.Todo comenzó un catorce de febrero,justo el día antes del día después,cuándo en la poca paja de un granero dos se hicieron tres.Fue en la región de
la Indecorosa,
muy al sur del sur de la capitaldónde Liberías fue fecundadopor el pene erecto de un general.Y cómo había prisa por parir,pues una Magdalena embarazada queda en paro,parióse el niño el mes de abril,vigésimo tercero día,y en lugar de pan traía lejía y una lista negra bajo el brazo.Y así fue cómo Liberías,emancipado desde el primer guantazo,se dedicó a darse de hostias con los capataces del trabajo,con los que pegaban a los mendigos,con los que hacen el amor con testigos,con los que compraban al juez con jamón,con los que insultaban con palabras bonitas,con los que decían entender a Platón. Y sucedió que la gente lo amaba,que la muchedumbre lo enaltecía,por lo que lo eligieron santo y seña,pancarta,portavoz de su melancolía. 

Eran malos tiempos para ser indecoroso,no había trigo en los graneros,no había hierba para pastar,los niños bebían leche de rata,comían hígados de alacrán.Y el gobierno de Alzádox no hacía nada,el sur nunca les importó.En la capital, al norte, llamada Lujosía,nunca faltaba el arroz,nunca se comía a deshora,no se aprovechaban las sobras,se vivía en tinajas de vino tintoy se dormía rodeado de pan,allí se servía a los perrosgustosos hígados de alacrán.De ahí que Liberías fuera enviado,cuál representante de los desnutridos,a la capital del estado de Alzádoxa reclamar los derechos perdidos. Y en el camino encontró a un hombre con barbas,rey de reyes decíale la gente,rey de reyes coronado de espinas,un par de tragos en una cantinay de nuevo cada uno por su lado.Quedóse Liberías enamoradode la humanidad de aquel visionarioque sólo con amor de ideario podía resolver los problemas del mundo.Pero esa admiración no privó a nuestro apóstolde dar un consejo a aquel hombre barbudo:“si pones siempre la otra mejillaacabarán usando tú cara de felpudo”.“Antes felpudo que orgulloso”.“Qué personaje tan curioso”,pensó Liberías al escuchar esa respuesta.Y con una sonrisa puestaprosiguió con su camino. Tardó diez días y diez noches en llegar a Lujosía,dónde antes que él había llegado un traidor indecorosoque había explicado a Franhit Solini,presidente y amo de Alzádox,que venía un enviado del puebloa pedir comida para los pobres,a pedir arroz para los niños,ropas para pasar el inminente invierno,ayuda de los sencillos al gobierno.Por lo que Lujosía recibió a Liberíascon los actos propios de un embajador,con el protocolo de los monarcas,con gritos, cánticos, palmas,con lo propio de un enviado importante.Y Liberías no entendía tal bienvenida,no podía comprender tal cortesía,seguro que había gato encerrado…..aunque aún no se veía.Liberías pidió audiencia con Franhit.“Le está esperando”, dijo su secretario,“pero tranquilo, espere,no hay prisa para un agravio.Beba buen vino,disfrute de las mujeres,converse con nuestros filósofos.Franhit le seguirá esperando.Descanse tras este viaje tan fatigoso”.“Pero…..”No pudo acabar la frase Liberíascuándo ya tenía una copa de vino en los labiosy una mujer besándole la entrepierna,¡y sin cobrarle los honorarios! Un mes tardaría Liberías en volver a ver al secretario,al que agarró por el cuello y dijo:“Treinta días y treinta noches encerrado,reodeado de bellas mujeres,de buen vino,de buen manjar,treinta días sin poder escapar…..Por favor, exijo ver a Franhit,los indecorosos esperan mí respuesta.Míreme, vine vestido con ropa viejay ahora parezco hijo de un maharajá”.El secretario sonrió,cómo quién algo oculta,y cogió a Liberías del hombro:“sígueme, ha llegado el momento”.Los dos se dirigieron a una sala de doradas formas,de lámparas de diamantes y coloridas alfombras.Al fondo de todo,en un trono de oro negro,Franhit esperaba a Liberías,sonrisa y brazos abiertos.“Un abrazo, hijo mío”.“¿Cómo osa el patrón de los asesinos del estado de Alzádoxllamar hijo al enviado de los pueblos pobres de
la Indecorosa?”,
respondió un airado Liberías.Quedóse Franhit callado,dejando hablar a un personaje de aspecto sombrío y barba de faquirque apareció cómo de la nada tras el trono del dictador:“Hijo llama el padre a sus retoños,hijo llama el progenitor a sus cachorros.Sucede que sucedió hace treinta y tres añosque Franhit conquistó las tierras del sur.Allí tropezó con una señora de honrosa profesiónque sació las necesidades del por entonces generala cambio de un poco de vino y trigo seco.Y Liberías, yo te prometo,que tú eres fruto de aquel encuentro.Y dice la profecía que tres decenios y un trienio después llegaría,ofensivo,al encuentro de su padre,el futuro gobernador de Alzádox,que debe ser coronadotreinta y tres días después de su llegada a Lujosía.Eso es el domingo, su excelencia Liberías.Y lo que está escrito no puede cambiar.Permítame que le bese los pies”.“¡Quite, quite! Está usted loco.¿Qué es eso de que soy el heredero,eso de que este desgraciado es mí progenitor?Por padre sólo conocí el hambrey mi única herencia es el sudor.¡No sé a qué juegan ustedes dos!Pero esto no va conmigo,su profecía me importa cien mil pepinos.¡¡¡Exijo mantas, leche, ovejas y trigo!Sólo a eso he venido”.Pero sin obtener respuesta alguna a sus plegarias,Liberías se vió de nuevo rodeado de lujos y placeres,esta vez acompañado por su padre,que intentaba explicarle el porqué de sus quéhaceres:que si un estado necesita esclavos,que si el bienestar de una parte de la sociedad depende de la miseria de otra parte,que si gobernar supone un arte,que si decidir es complicado,que si dar de comer a unossupone dejar hambriento a otro puñado…..Tesis, ideas, suposiciones y teorías que para nada convencieron a Liberías,pero cómo este vió que no podría escapar de aquél entuertodecidió disfrutar de lo que se le ofrecía,y así estuvo durante dos días,emborrachado y recubierto. 

Y llegó el día de la coronación.En el patio del palacio de Lujosía,capital del estado de Alzádox,la muchedumbre se impacientaba esperando a su nuevo amo.Trompetas, cánticos, desfiles marciales,todo por todo lo alto para recibir al nuevo edil,hijo de sangre de Franhit Solini,heredero del poder de los emperadores de Alzádox,futuro dictador, asqueroso legado.Pero cuándo Franhit iba a ceder su corona sucedió lo inesperado:a las afueras de la muralla se encontraban los indecorosos,reclamaban sus derechos perdidos,el enviado que había de defenderlos acabó resultando un vendido.“Pero padre, me prometistéis que enviariáis abrigo y comida al sur”.“Y envié algo, hijo mío”.“Pero algo no es suficiente,ni siquiera mucho lo sería”.“¡Envié lo que debía! Tema zanjado.Tan sólo son esclavos,cada invierno deben morir algunos,si no podrían convertirse en muchos y revolucionarse contra el Norte.Pero ahora eres tú rey y consorte,decide cómo atajar la revuelta.Piensa en que has de hacer el bien para Alzádoxy obtendrás veloz respuesta”.Con ésta frase acabó Franhitde colocar la corona en la cabeza de Liberías.Este cerró los ojos durante tres eternos segundos.Y pensó que fuera estaba la muchedumbre,aquella gente que antes lo enaltecía,que lo había convertido en santo y seña,pancarta,portavoz de su melancolía.Pero ahora era rey y amo de Alzádox,que por sangre le pertenecía,ya no era un hijo de puta,era dueño del futuro,y debía superar su primer apuro,debía solucionar su primer problema.Y debía ser tajante y hacerse respetar,así que gritó:“¡Que las tropas ataquen,que los encierren a todos en los establos de palacio,pero que no muera ninguno,los vamos a matar despacio!Así sabrán en el sur que no se pueden pedir las cosas a gritos,que el gobierno es fuerte y que no sirven los numeritos.Que todo Alzádox contemple al rey Liberías.¡¡¡Ha venido para que todo cambie,y no está para tonterías!!!”. Ganóse de un plumazo Liberías el respeto de las clases altas,de los militares,de todos los habitantes de Lujosía que veían,en el bastardo, una amenaza para sus intereses.Pero el segundo mandato lo superó con creces.Mandó el nuevo rey cobrar un nuevo impuesto a los campesinos,dinero que tendría cómo destino construir una muralla más alta.Alzádox no podría ser jamás atacada.Acabó pues, el primer día de reinado de Liberías,con todo el mundo borracho y alegre,el nuevo rey era brillante, próspero y anti-rebeldes.  El segundo día anunció Liberías la ejecución de los indecorosos.Sería al día siguiente en el Valle de Traidorus,a las afueras de la ciudad.Los indecorosos serían quemados a fuego lento,hombres, mujeres, niños….. todo dentro.Nadie se reiría más del nuevo rey.Sería el nuevo cacique de Oriente,el nuevo dictador orgulloso,sería envidia de griegos y romanos,temido hasta por los corsos.Se anunció también una gran fiesta,que sería presidida por los personajes más destacados:los oficiales del ejército,los ministros y secretarios,los comerciantes más ricos de Alzádox,los brujos y los corsarios.El protocolo sería el siguiente:a la salida del sol debían partir todas las gentes de Lujosía,hacia el valle,una hora más tarde saldrían los indecorosos escoltados por el ejército,sesenta minutos después sería el turno de los importantes,y una hora más tarde iría Liberías con la llama abrasadora,que antes habría encendido en el templo de Estratagías,patrona del santo imperio. Y así fue.Al tercer día del reinado de Liberíasse iba a producir la crema y expiación de los pecados,los indecorosos serían liberados por el fuego que había de matarlos.Tras los dos primeros viajes el Valle de Traidorus estaba a rebosar,todo Lujosía estaba presente,ansiosos de oler carne quemada,con los ojos airados mirando a esa pobre genteque por pecado sólo tenían sus proclamas.Pero pasaron ciento veinte minutos y los importantes no llegaban.Sesenta minutos más.Otra hora…..Por fin llegó una persona.Era el ministro de comunicaciones, traía un mensaje: “Franhit ha caído enfermo.La crema será en el patio de palacio,Franhit no quiere morir sin presenciarlo.Liberías ha ordenado que los indecorosos sean escoltados hasta allíy que el pueblo tarde una hora en venir,así ya todo estará preparado”.El nerviosismo se había escampado.¿Qué era lo que sucedía?¿Qué diantres pasaba?Pero los nervios no era por temor a algo raro,sino porque la gente se impacientaba:querían ver cuerpos ardiendo y parece que nunca llegaban”.Pasados los sesenta minutos se dirigieron a Lujosía.Pero algo extraño ocurría,el fuego ya había comenzado,la carne ya se olía,el humo negro se escampaba,y ellos no habían llegado todavía.Al entrar por fin en el patio quedáronse blancos los lujosientes,las ropas que se veían en el fuego eran  las del anterior regente,las de los ministros y oficiales,las de corsarios, brujos y secretarios,y al mirar hacia arriba, a palacio,vieron allí a Liberías sonriendo,acompañado por los indecorosos.Vaya espectáculo tan curioso.Los airados ojos de los que querían carne quemada…..ahora tan sólo lloraban,pero no tanto por sus familiares que ardían,sino que había otra cosa peor:el poder ya no era suyo, era de Liberías,ese bastardo del que se habían fiado,ese hijo de puta que les había engañado.Y la pregunta que se hacían era de cajón:¿si había sido capaz de quemar a los importantesqué barbaridad podía hacer con los que no? Pero Liberías, el apóstol de las revoluciones ingeniosas,no tenía sangre en sus planes de futuro,sino que había bondad en sus proyecciones.Si él sólo quería abrigo,cómida para los pobres,un futuro mejor para
la Indecorosa.
  Y en la tarde del tercer día del reinado de Liberíasocurrió lo que tenía que pasar,el apóstol renunció a su reinado y eligió al nuevo regente de Alzádox:no podía ser otro que el hombre barbudo,que además venía recién resucitado.El necesitaba un sitio dónde escondersey Liberías necesitaba un soberano.Alzádox quedó en buenas manos. Y aquí acaba la emocionante historia del apóstol Liberías,que gobernó el estado de Alzádox durante poco más de tres días.Y para los que no sean propensos a la violencia y a la sangrehe de hacerles saber la última chafardería:aquí nunca fue quemado nadie,era carne de cerdo con buena ropa lo que ardía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: