Desearte, lo opuesto al arte

Revista cultural digital

Archive for 11 abril 2007

La Guerra Fría en los juegos del Amstrad

Posted by desearte en abril 11, 2007

Lo que aquí pongo es una breve introducción de un estudio que realicé hace tiempo sobre la influencia cultural de la Guerra Fría durante los años 80. Estudio que espero en breve poder concluir, cuando Desearte.net me permita vivir del cuento como esos bloggers con el portatil en la playa…en fin, ahora en serio:

El Amstrad CPC fue seguramente el ordenador más popular mientras la Guerra Fría aún estaba vigente, ya que el auge de los PC fue en los años 90. La época dorada de este ordenador son los años 80, por lo que hay que entender la temática de sus videojuegos en el contexto de los acontecimientos de esta década.

Los años 8o representaron toda una “edad dorada” para la propaganda de Guerra Fría después de los 50. La administración Reagan difundió y no dudó en aprovechar hasta el último de los rincones de cultura y ocio de la sociedad para extender el anticomunismo: No es casual que se refiriera a la URSS como el Imperio del Mal citando a La Guerra de Las Galaxias (ver entrevista con Patrick Schwartz) Esto también se reflejó en los populares juegos para Amstrad CPC y para Spectrum, Commodore, MSX… Lee el resto de esta entrada »

Posted in Arte, Historia | 4 Comments »

Las cuatro cosas que no soporto de los blogs

Posted by desearte en abril 6, 2007

1. Que siempre se titulen como “Las cuatro o las cinco cosas que bla, bla, bla…”…sí, a mí también me gustó Alta Fidelidad.

2. Que todo texto esté lleno de enlaces, supongo que para generar más clicks y así tener más ingresos. Como si fuera gilipollas y no supiera usar la barra del navegador o la dirección de Google.

3. Que, también para generar clicks, se titulen tipo: Videos, más videos entavía, chicas guarras y Ronaldinho. Lo curiosos es que los buscadores a veces se lo tragan…

4. Que lo que era supuestamente una forma de expresión individual, el web 2.0 y todo ese rollo, está siendo absorbido por empresas y los blogs cada vez se parecen más entre sí.

Posted in Opinión | 1 Comment »

Bartolomé De las Casas y los abusos de las encomiendas

Posted by desearte en abril 5, 2007


La factoría de monopolio que existía en las Indias tras la llegada de los españoles pronto empezó a decaer, ya que el oro era su único producto y al agotarse las reservas hubo que pensar en la recolección, así que la conquista pasó a ser el reparto entre los participantes de los indios. En este panorama surgió la construcción jurídica de la encomienda, que se desarrolló como una nueva relación de protección y dependencia entre grupos de indios y un patrono o colonizador, con fines de adoctrinamiento y utilización de su trabajo. El origen de la encomienda lo encontramos en los primeros descubridores, reduciendo a los indios a una efectiva esclavitud, tratamiento que sería condenado por la reina Isabel de Castilla. Pero desde principios del siglo XVI se autorizaron repartos de indios con carácter temporal (1509), vista las ventajas económicas, fiscales y espirituales o políticas que facilitaba, ya que proporcionaba el trabajo de los indios y los patronos tenían el deber de pagar un peso en oro por cada indio y de adoctrinarlo en la fe católica, aunque ésta última utilidad tuvo más forma de pretexto que de realidad.
Los abusos de los encomenderos de la Española en el trabajo de los indios llevaron a las primeras campañas de los dominicos a favor de los indígenas, iniciados por el sermón del padre Antonio Montesinos en 1511 que logró la promulgación de las leyes de Burgos (1512-1513) en las que se establecían una serie de disposiciones humanitarias a favor de los indios, pero que admitían las encomiendas.
La campaña continuó y tuvo como voz altisonante a Fray Bartolomé de las Casas. Ya en 1514 renunció a su encomienda cuando era colono en las Indias, por motivos de conciencia. En principio no condenó el sistema colonial, sino que buscó apasionadamente su reforma, y fueron los obstáculos en el camino de la reforma los que le llevarían, en 1522 a posiciones más radicales, tras el fracaso de los jerónimos en Santo Domingo y en el intento de colonización pacífica en cumaná. En 1542 logró la promulgación de las leyes nuevas, en las que se suprimía el sistema de las encomiendas. Pero a la práctica fue imposible aplicar esta ley debido a la utilidad práctica de las encomiendas en frente a la resistencia de los indígenas y en 1545 fue derrogada, reimplantando las encomiendas aunque estableciendo condiciones más humanitarias para los indios. Se considera esta aplicación final como cierta victoria de de las Casas, que se dedicó posteriormente a denunciar los hechos del pasado.
En este contexto escribe de las Casas su Historia de las Indias (1561), que utiliza más con fines ideológicos que históricos y donde narra los abusos de esta forma jurisdiccional. Denuncia la utilización de la “conquista espiritual” como pretexto para la verdadera conquista, a través de la explotación de los indígenas, imprescindible para la supervivencia de la población española en las Indias. Así, el proceso histórico de las encomiendas indianas es un exponente de las divergencias existentes entre las aspiraciones doctrinales y legislativas por una parte y la práctica. De esta práctica fue testigo de las Casas y esto le llevará a denunciar estos abusos con gran repercusión en Europa, donde la difusión de sus obras contribuyeron a la formación de la leyenda negra de la conquista española.

Posted in Historia | 1 Comment »

Los cinco pilares de la vida

Posted by desearte en abril 1, 2007

deseartelog.gifDe pequeño era un niño listo. Muy listo. Aprendí a leer mucho antes que los demás de la clase, sabía contar hasta mil y gracias a los tebeos de Mortadelo y Filemón tenía un vocabulario muy amplio y una forma de escribir impecable. Leía a Pablo Neruda, escribía poemas y dibujaba muy bien. Hace unos años saqué del baúl de los recuerdos un libro de ejercicios de cuando tenía unos seis o siete años. Me pedían que hiciera una  redacción sobre mi serie de dibujos favorita, y elegí Danger Mouse, una serie británica que duraba cinco minutos y lo veía todas las mañanas antes de irme al cole. Al ver este escrito, me sorprendí mucho a mí mismo por la habilidad narrativa que destilaba. Fui corriendo a buscar a mi madre. Le dije: “¿Has visto qué bien escribía de pequeño?” Ella se limitó a mirarme con desprecio y decirme “¡…Mejor que ahora escribias!”Y es que he ido degenerando, por supuesto. Dibujo exactamente igual que cuando tenía cuatro años y creo sinceramente que, como decía mi madre, escribía mejor con esa edad. Pero oye, todavía me defiendo. En el resto de cosas he cambiado bien poco, los pilares de mi vida siguen siendo los mismos con algunas variaciones propias de la edad.  Los 5 pilares de mi vida Todo el mundo tiene los suyos, los míos son, no necesariamente por este orden: 

Las mujeres:Ya desde bien pequeño, nunca he tenido dudas sobre mi orientación sexual. Entonces me volvía loco el cabello largo de las mujeres, era mi barómetro para medir su belleza. Cuanto más largo, más guapa es la chica. De adolescente eso cambió relativamente: ya no era tan integrista, pero decía que nunca saldría con nadie que tuviera el pelo más corto que yo. La realidad es que no me comía un rosco, ya fuera con chicas de cabellos cortos o largos. Y más mayorcito llevé el cabello largo durante mucho tiempo y salí con muchas chicas que lo llevaban más corto, así que supongo que maduré en ese sentido. El hecho de que la mayoría de chicas no me aguantara más de seis meses demuestra que no maduré en otros sentidos.

El Whisky William Lawson. Veraneo desde que tenía seis años en un camping. Allí tengo mis amigos más antiguos, a la mayoría de los cuales veo sólo en verano. En uno de estos, una noche nos dispusimos a salir sin mucho ánimo. No recuerdo por qué motivo, pero no estábamos muy animados, especialmente mi colega Francesc. Empezamos la noche con un botellón en la playa y de invitado especial estaba una botella de William Lawson’s, un whisky del baratillo. Nos lo echamos con naranja y bebimos juntos el primer sorbo. Todavía no entiendo por qué, pero recuerdo que me supo a gloria aquel primer sorbo…y mientras miraba a mis compañeros apurando el trago, Francesc terminó el suyo y lanzó un “¡Joder cómo entra esto tíos!” exultante que expresaba exactamente lo que todos queríamos decir. Luego hubo vítores y fue el comienzo de otra gran noche. Desde entonces el Sr. Lawson ha sido un habitual en mis botellones.

El tenis de mesa. O ping-pong extraoficialmente. En este camping este deporte era algo más. Una pasión, una religión y sin duda una catapulta social. Si querías hacer amigos, debías jugar a ping pong en la vieja mesa de mármol con red de hierro. Al principio odiaba este deporte, pero le fui cogiendo el gustillo desde que alguien de allí me dio su pala, bautizada por mí como “
La Venganza”, porque era únicamente de manera. Con todo, empecé a situarme entre los mejores jugadores del camping y mis siguientes palas “La Venganza II, III”…se iban sofisticando. Hasta que un año exploté como jugador y gané el primer torneo oficial del camping y el de Coma-Ruga. Luego me apunté a un club federado y consolidé mi amor por este deporte, que me ha dado grandes alegrías y a veces grandes disgustos.

El Real Betis. Lo llevo en la sangre. Toda mi familia es del Betis y crecí entre banderas verdiblancas y escudos triangulares. Nunca he sido un fanático ni del Betis ni del fútbol. Pero me gusta mucho y contribuye a mi felicidad. Si no fuera así, los domingos serían muy aburridos.

Queen. También de pequeño recuerdo ver un concierto de ellos por la tele y me quedé alucinado. Luego, en 1989,  descubrí por mi casa una casette del LP The Miracle de ese mismo año y fue el muelle que necesitaba para convertirme en un fan oficial de Queen. Unos años después abrieron un gran centro comercial en Sabadell que tenía una tienda de discos en la que te dejaban escuchar los CD’s sin compromiso. Allí me tragué casi todos los trabajos de Queen. Tenía que esperar a que cambiaran de dependientes para que no fuera demasiado evidente, cosa que gracias a como está el empleo en este país a partir de los 90 pasaba bastante a menudo. ¿Comprarlos? No tenía un puto duro. Así que cuando oigo a uno de esos pijos dela SGAE quejándose de la piratería yo recuerdo aquellos tiempos y le doy besos al cablecito gris este que conecta mi ordenador con materiales que no hubiera sido capaz de disfrutar jamás de otro modo. Invito a quien quiera exponer aquí los cinco pilares de su vida

Posted in Santi Plaza | 1 Comment »